Colorín los cambios están dandos frutos

Colorín: los cambios están dandos frutos

Con una trayectoria que se remonta a más de 70 años dedicados a la fabricación y distribución de pinturas para el hogar, obra, industria y automotor, en Colorín, desde hace unos meses parte de Grupo Disal, los cambios comienzan a dar sus frutos.

 

30 de enero de 2019

 

Cambió la fecha de cierre del ejercicio de Colorín, que será el 31 de julio de cada año, correspondiendo el balance bajo análisis a los tres meses, al 31 de octubre de 2018 (ahora primer trimestre). La comparación con años anteriores resulta algo problemática, porque la sociedad no presenta números ajustados y refiere a los tres meses a fin de septiembre (ex-tercer trimestre contable). Hechas estas aclaraciones, en la comparación de los tres meses a octubre, último frente a los tres meses a septiembre de 2017, se observa en su faz industrial produciendo 3.079.000 litros de pintura, esto es 30 por ciento menos que 13 meses antes, y vendiendo 3.429.000 litros, o 6.3 por ciento menos. Si bien se observan mermas en ambos sentidos, por primera vez desde 2014 cierra el trimestre vendiendo más de lo que producía (111 por ciento ahora, 101 por ciento en aquel entonces).

 

2

 

A pesar de esta reducción volumétrica, sus ingresos en metálico -fruto de un mejor mix de productos y el ajuste de precios- alcanzaron $250.3 millones, esto es 68 por ciento más que lo que lograba en los tres meses a septiembre de 2017 (y muy por arriba 45.9 por ciento de incremento en los precios minoristas). La mejora en los costos (+22 por ciento) la dejan luego con un bruto de $121 millones, 182 por ciento más que en el periodo de referencia, y lo que es mejor, con un margen bruto de 48 por ciento, el mayor desde al menos 2007 (es contra los tres meses a septiembre).

 

2

 

En lo operativo controla los gastos administrativos (+44 por ciento) y reduce los de comercialización y distribución (-13 por ciento) quedando con $43 millones, cuando antes perdía $34 millones. Luego, en lo financiero apenas resigna 6 por ciento más que antes, quedando tras la mordida del fisco con $20.492.000 (perdía $52 millones en 2017). El ingreso de su nueva controlante, Disal S.A., está rindiendo frutos. Ahora le resta comenzar a vender más.

 

3

 

4

 

Fuente: www.ambito.com