Fabio Humberg

“En Brasil queremos crecer pero con calidad”

Desde 1985 la Asociación Brasileña de los Fabricantes de Tintas (ABRAFATI) trabaja para posicionar a toda la cadena productiva de pinturas en un lugar destacado en la región. Pinturas & Negocios dialogó con Fabio Humberg, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de ABRAFATI, cuando visitó Report 2018 en el mes de septiembre en Buenos Aires.

 

¿Cómo se conforma la venta de pinturas en Brasil?

El segmento más destacado es el arquitectónico. Pero también es fuerte el de tintas para industrias, Brasil tiene un mercado más diversificado que Argentina con producción de aviones, naval, de autopartes, embalajes y algunos de esos segmentos han tenido buenos resultados por las exportaciones como pasó con las ventas de autos que el año pasado provocaron un crecimiento de tintas de más del 20 por ciento. No vendemos pinturas directamente al mercado externo, sino a través de bienes pintados. Solo un 3% de la producción es para países vecinos que tienen fronteras secas y vienen a comprar pinturas.

 

¿La crisis afecta el volumen del mercado interno?

El mercado podría estar mejor. El país vivió en los últimos años una inestabilidad política que se reflejó también desde lo económico. Las ventas estimamos que van a crecer 1 o 2 por ciento pero aun no recuperamos lo que perdimos de 2014 a 2016 cuando tuvimos caídas sucesivas en el mercado debido a la situación económica y política. Hay dos factores claves que suceden en estos casos: las construcciones nuevas dejan de ser hechas y cae la confianza del consumidor. La crisis provocó una desocupación muy alta, lo que lleva a que los desocupados ya no compran pinturas y quienes están ocupados se sientan menos seguros en relación al futuro porque piensan que pueden ser los próximos y dejan de hacer proyectos que no son esenciales.

 

¿Quiénes conforman la asociación?

La asociación tiene 55 asociados, 32 son fabricantes de pinturas y 23 proveedores. Representamos el 85/90 por ciento de la producción brasileña.

 

Son miembro de la LatinPin (Federación Latinoamericana de Tintas) y del IPPIC (International Paint and Printig Ink Council), ¿qué representa estar vinculados con otras asociaciones de la región?

La relación con otras asociaciones de Latinoamérica es una actividad prioritaria porque entendemos que hay un espacio muy grande para trabajos conjuntos, la colaboración y el intercambio de experiencias. Hoy el mundo es cada vez más globalizado y tenemos que estar atentos a las tendencias y unir los esfuerzos para buscar soluciones que puedan traer beneficios a todos. Hay otro factor que es muy importante en esa integración que es la presencia de algunos fabricantes y proveedores en muchos países.

 

El Congreso Internacional de Tintas que organizan cada dos años es un modo de impulsar esa integración, ¿cómo analiza ese encuentro?

La exposición y congreso ABRAFATI se hace desde 1989, es muy tradicional y una de las más grandes del mundo. El año próximo se realizará del 1 al 3 de octubre en San Pablo. En términos de número de expositores ya alcanzamos un nivel muy alto y creo que no creceremos mucho, incluso por las fusiones y adquisiciones de empresas. Pero sí en número de visitantes, va a seguir creciendo. Hemos alcanzado un público más distante que viene de América Central, además de países de Sudamérica, algunos de Europa, Asia y Estados Unidos también.

 

¿Cuáles son los objetivos principales de la Asociación?

Tenemos como prioridad impulsar el mercado, hacerlo crecer porque creemos que hay un potencial muy grande para la venta de pinturas en Brasil. Queremos crecer pero con calidad, vender pinturas que cumplan el papel que deben cumplir: durabilidad, protección, sustentabilidad. El mercado ahora está con un nivel más regular en relación a eso.

 

¿En qué están trabajando actualmente?

Uno de los temas que siempre nos preocupa es volver más fácil el proceso, porque es algo que afecta directamente las ventas. En Brasil todavía no es tan fuerte el do it your self (hágalo usted mismo), pero está creciendo por el costo de la mano de obra. Las personas siguen considerando difícil la pintura y todo el proceso de pintar. Tenemos que saber que cuando una persona compra una pintura, está comprando un sueño y no podemos transformarlo en una pesadilla.