Juan Pablo Torre Tersuave final

“La principal estrategia es apoyar al canal, para que supere lo mejor posible las etapas negativas y crezca de la mejor manera en las positivas”

Tercera generación de la familia Torre, hoy es Juan Pablo quien dirige Tersuave, la empresa que fundara su abuelo en 1959. En entrevista con Pinturas y Negocios, nos comenta las perspectivas del mercado para este año y refrenda la apuesta por seguir creciendo. Más allá de los vaivenes de la coyuntura económica, en marzo tendrán un motivo para festejar: la empresa cumple 60 años.

 

17 de enero de 2019

 

¿Cómo se presenta hoy el mercado de pinturas en la Argentina?

Creo que todos vemos un año 2019 bastante complicado, de mucha incertidumbre. Ya el último semestre de 2018 atravesamos una etapa turbulenta y entendemos que este año, con un proceso electoral de por medio, tendremos un primer cuatrimestre con un mercado deprimido o que, al menos, se presenta como una gran incógnita, porque nadie tiene mucha certeza de lo que va a pasar. Apostamos a que empiece a recuperarse y que podamos tener un último cuatrimestre un poco mejor, con algo de crecimiento sobre lo que fue 2018.

Más allá de eso, creemos que nuestro mercado, el  de pinturas, se caracteriza por ser bastante estable. Ya sea por necesidad o porque hay gente que decide apostar a la renovación de la casa antes que a otro tipo de gastos, se sigue consumiendo, se sigue pintando. Entonces, ante esta situación general de mercado, diría que el de la pintura en particular tiene ciertos beneficios frente a otros sectores de la economía, porque ante estos contextos más complejos es un mercado que siempre – con épocas mejores y otras no tanto – sigue trabajando.

Dentro de esa estabilidad, 2016 reportó una caída en ventas, 2017 un repunte ¿y 2018 cómo termina?

No tengo todavía ninguna estadística oficial pero calculamos que fue un año que estuvo alrededor de 5 puntos abajo de 2017.

En ese marco de retracción del mercado, ¿qué estrategias adopta la empresa?

En un mercado recesivo lo que uno tiene que tratar de hacer es caer menos de lo que cae el resto, y en un mercado en crecimiento siempre tratamos de crecer más de lo que crecen los demás. A veces es difícil ir a contramano de lo que pasa con la sociedad en general, pero uno, obviamente, siempre trata de mejorar.

Nosotros puntualmente en 2018 lanzamos una nueva línea de pintura para el segmento industrial (Indulac 3.0, orientada a la industria metalmecánica, maquinaria agrícola, etc.) como una apuesta a seguir diversificándonos y creciendo. Lo que se busca es completar lo que falta en el abanico de productos.

En cuanto a lo que es el mercado arquitectónico tradicional, Tersuave tiene una oferta amplia y variada, somos una de las empresas que mayor cantidad de artículos tiene en esa línea, así que el foco está puesto principalmente en lo comercial, apoyando a nuestros clientes, nuestro canal, para que resista lo mejor posible a una situación negativa y crezca de la mejor manera en una situación positiva.

El grupo empresario al que pertenece Tersuave implementó en los últimos años un plan de inversiones que incluyó modernización de procesos, obras en la planta de producción, inauguración de nuevos centros de distribución… ¿cómo se vio afectado con los vaivenes económicos de 2018?

El grupo está invirtiendo en forma permanente. De hecho, el año pasado, una de las más claras señales fue haber comprado Colorín. Esa es una evidente búsqueda de crecimiento, en este caso, captando un mercado que era de un competidor. Nosotros tenemos muy en claro que la forma de continuar creciendo es la inversión. E inversión a veces es integrarse hacia el canal -no verticalmente sino horizontalmente, como en el caso de Colorín -, o integrarse verticalmente dentro de nuestro proceso, con tecnología. En mayo de este año esperamos estar inaugurando la producción de nuestras propias emulsiones, con lo que estaremos autoabasteciéndonos de prácticamente la totalidad o las emulsiones principales que utilizamos en nuestros productos, al igual que las resinas. Que una empresa de pintura fabrique sus propias emulsiones es todo un hito en la Argentina, y es una forma más de consolidarnos.

Más allá del contexto general, nunca dejamos de invertir; nuestra apuesta es de claro fortalecimiento en el mercado.

¿Qué papel tienen la innovación y la tecnología dentro de lo que es el mercado de pinturas?

La misma necesidad de invertir constantemente en los procesos, para que sean cada vez mejores y más eficientes, cabe a los productos. Nosotros tenemos un laboratorio de investigación y desarrollo que permanentemente está trabajando en optimizar nuestros productos e ir generando mejoras tanto en prestaciones como en competitividad. Ese es un proceso continuo que se extiende en el tiempo.

Tersuave es una de las principales empresas de fabricación de pintura del país, pero a la vez es una empresa eminentemente familiar, que ya ocupa a la tercera generación. ¿Cómo se compatibilizan ambos perfiles y cómo se plasma en el trabajo diario?

Así es, convivimos con la segunda generación, ya que mi padre sigue estando aquí en la empresa y mi tía en general también está presente. Hoy, junto a mis dos hermanos y un primo, nos hemos incorporado cuatro integrantes de la tercera generación. Es un proceso que, por lo menos en mi caso, lleva ya varios años, porque soy el mayor, y se da en forma natural. Claramente, esta es una empresa familiar, y la familia es bienvenida, pero con el paso del tiempo ha ido creciendo, y en función de eso ha habido que adaptarse. No dependemos de nuestra propia familia sino que vamos buscando reforzar la estructura y hacerla más sólida, acorde al tamaño y la capacidad que ha alcanzado.

Este año cumplen 60 años, ¿tienen prevista alguna acción para celebrarlos?

Sí, seguro. Por lo pronto, vamos a festejar. A fines de marzo estamos cumpliendo 60 años así que, como hicimos a los 50, vamos a organizar un evento. Es una década más, eso lo hace un año especial para nosotros.